¡Cuidado Creyente! (Colosenses 2:8-23)

cuidadoNo hay solamente peligros para los creyentes de los que son de afuera de la iglesia como dice versículo 8 en adelante, sino hay peligros dentro del rebaño de los que proclaman el nombre de Jesucristo.  Es decir que hay los que después de experimentar la salvación y la gracia de Dios eligen vivir, no en la gracia del Señor, pero bajo reglas hechos por hombres.  Por eso tenemos el aviso del apóstol Pablo en Colosenses 2 de vigilar a nosotros mismos.  Estamos hechos completos en Cristo lo cual significa que no nos falta nada para lograr la plenitud en Cristo.  Ahora estamos vivos a través de la obra de Cristo y libres de nuestros pecados.  Así que, Pablo nos avisa y dice mirad, o cuidado creyente.

Colosenses 2:8-23

8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo;

12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,

14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,

17 todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.

18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal,

19 y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.

20 Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos

21 tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques

22 (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso?

23 Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 24 de mayo, 2015

 I. Que nadie lo juzgue (Legalismo). Vs. 16-17 Aparentemente el legalismo de los judíos había infiltrado en la iglesia.  Esto no es sorprendente cuando uno observa que la carne del hombre prospera bajo reglas religiosas.

A. La base de nuestra libertad. Vs. 16a “Por Tanto” refiere a la persona y trabajo de Cristo. Cuando uno quiere añadir el legalismo a la salvación, profesa que la obra de Jesucristo no es suficiente para vivir una vida plena en Dios.  De hecho, sus acciones declaran que debe haber algo más necesario de hacer para poder cumplir la obra de Dios.

B. La esclavitud de legalismo. Vs. 16b  El legalismo es esclavitud, como nos dice también Gálatas 5:1.  No es una confirmación de nuestra espiritualidad de comer o no comer algo, porque lo que procede del corazón es lo que hace a la persona espiritual.

C. La bendición de la gracia. Vs. 17 La ley fue solamente una sombra de lo que iba a venir, pero Cristo es la realidad. La gente le gusta mostrar su espiritualidad a través de sus ritos observados, pero requiere otro nivel de entrega para vivir una vida espiritual en Cristo, la verdadera sustancia.

 II. Que nadie lo prive (Misticismo). Vs. 18-19  Esa frase “prive de vuestro premio” es un término deportivo que significa descalificarse por no obedecer las reglas del juego.  No es que uno pierde su ciudadanía por jugar ilícitamente, sino su oportunidad de ganar el premio.

A. Con misticismo oriental. Vs. 18  Aparte de la Palabra de Dios o el Espíritu de Dios uno se abra al ataque del diablo y sus demonios porque Satanás sabe bien como engañar a la gente con experiencias falsas.  La palabra “entremetiéndose” en el griego significa “pararse en el santuario secreto”.  Reconocemos que la mente del hombre no controlada por el Espíritu Santo desea profundizar los misterios de lo desconocido. El problema es que aquel hombre tiende a sufrir engaño por faltar “la mente de Cristo” y termina adorando más a lo creado que al Creador por su falta de humildad verdadera.

B. En vez de los recursos de Cristo. Vs.19 Si un creyente no busca su alimentación espiritual en Cristo, va a fatigarse.  Cada creyente forma una parte importante para el crecimiento y salud del cuerpo de Cristo.

 III. Que nadie lo esclavice (Ascetismo). Vs. 20-23  Por último Pablo atacó al ascetismo.  Esas prácticas se tratan del hecho de  negarse a uno mismo algo temporal como dice en versículo 21, como vivir aparte de otros, no hablar por días o años y flagelarse para nombrar a algunos ejemplos. Estas prácticas se pusieron de moda en especial durante la era media.  Las prácticas ascetas están pensadas para santificar al alma a través de la disciplina del cuerpo.

A. La posición del creyente espiritual. Vs.20a El ascetismo tiene su relación con los rudimentos del mundo (prácticas legalistas) y no con las riquezas del reino de Dios.  Ahora la palabra “rudimentos” hace referencia a las reglas de las comidas.   Pablo no fue enseñándonos a ser rebeldes, sino nos avisó a no pensar que somos espirituales porque obedecemos algunas reglas que pertenecen al cuidado del cuerpo.

B. Lo inútil de reglas ascetas. Vs. 20b-22  Esas reglas no provienen de Dios. Doctrinas de hombres pueden reemplazar la palabra de Dios.  Entonces cuando uno piensa que es más espiritual porque no come algún tipo de comida está equivocado.

C. La decepción de ascetismo. V.23  Los que viven vidas ascetas tienen la reputación de espiritualidad, pero el producto no coincide.  Es impresionante ver la cantidad de gente que quiere escuchar a un místico y prestar atención a su sabiduría que no puede producir cambios en el corazón.

Es importante ejercer control sobre su cuerpo, pero eso en sí mismo no le lleva a la espiritualidad.  El poder de Dios no solamente restringe sus deseos pero pone nuevos deseos en su corazón.

La respuesta para el legalismo es nuestra realidad espiritual en Cristo.  La respuesta para el misticismo es nuestra unión espiritual con Cristo la Cabeza de la iglesia. La respuesta para el ascetismo es nuestra posición en la muerte, sepultura, y la resurrección de Cristo.  ¿Es Cristo la cosa más importante en su vida?  ¿Busca su poder espiritual en Él o depende de un substituto religioso hecho por los hombres?

Superando La Traición (Juan 18:25-27)

06_Peter_Denies_Jesus_1920

Juan 18:25-27
25 Estaba, pues, Pedro en pie, calentándose. Y le dijeron: ¿No eres tú de sus discípulos? El negó, y dijo: No lo soy.

26 Uno de los siervos del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro había cortado la oreja, le dijo: ¿No te vi yo en el huerto con él?

27 Negó Pedro otra vez; y en seguida cantó el gallo.

Predica por Pastor Jaime Greenwood, 17 de mayo 2015

I. Pedro se niega identificarse con Cristo. V. 25

A. Pedro se esconde entre la gente común y corriente.  En los otros evangelios vemos que las acciones de Pedro registradas aquí indican que él busca esconder su verdadera identidad. Mateo 26:71 Desea vivir como un discípulo escondido.

B. Pedro siente estar perseguido.  La negación en este versículo es fuerte y tajante. Las interrogaciones le llevan a Pedro a considerar que está bajo ataque. Pero su persecución es liviano a la luz de lo que sucede en este mismo predio concerniente su Maestro.

C. Pedro niega ser un seguidor de Jesús.  Pedro abre su boca para defenderse sólo para traer más dudas sobre su persona. Marcos 14:70

II. Pedro actúa de forma distinta a su verdadero carácter. Vs. 26-27

A. La lealtad Pedro se convierte en cobardía. V. 26  La pregunta esta vez espera una respuesta afirmativa. Pedro había respaldado su lealtad declarado en el aposento alto Jn. 13:38 y con su actuar en el huerto tanto como su presencia en el patio del sumo sacerdote. Pero a pesar de sus acciones anteriores, Pedro se ve débil en este momento porque no actúa en base del poder de Dios.

B. Las negaciones de Pedro no lo definen como una persona. V. 27 Por más que Pedro sufre el peor momento de su vida a esta altura, no es lo que define el carácter y persona de este seguidor de Cristo. Su derrota es simplemente una afirmación de la debilidad del hombre y su tremenda necesidad de depender completamente en el Señor para salir victoriosos en las batallas del diario vivir. La persecución en este instante produce un fracaso, pero la lección aprendida es tan grande para Pedro que nunca más sufre una baja al enfrentarse con la persecución, sino sale victorioso en Cristo.

A pesar de que Juan no recoge la mirada de Jesús en este momento, Lucas 22:61-62, llegamos a entender que esta mirada justo al momento en que cante el gallo es tanto una afirmación de las palabras de Jesús pronunciadas anteriormente, como una expresión del perdón que Jesús ofrece al momento de nuestro mayor fracaso Marcos 16:7.  Jesús ve más allá de nuestros momentos de debilidad para ver los momentos de victoria que están a nuestro alcance por el poder de Dios en nosotros.

La Perícopa de la Mujer Adultera (Juan 7:53 – 8:11)

Juan 7:53 – 8:11

53 Cada uno se fue a su casa;

 y Jesús se fue al monte de los Olivos.

Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,

le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.

Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?

Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.

Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.

Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

juan 8 woman in adultery

¿Qué es la peor cosa que te pudiera ocurrir? Por ahí, pensás que equivocarte es la peor cosa que te pudiera ocurrir.

En nuestro texto hoy nos encontramos frente a una mujer que está expuesta en su pecado y humillada públicamente. Es más, su pecado ha puesto su vida en peligro y la única cosa que le falta es el tribunal antes de morir tan grave es su pecado y tan infalible las evidencias en su contra.

Hay varios problemas que tenemos que abordar antes de comenzar a estudiar este pasaje. Primero es que este pasaje no cuenta con el respaldo de los manuscritos más antiguos. Simplemente no aparece en ellos. En segundo lugar, cuando aparece, se encuentra el pasaje en distintos lados, por ejemplo, al final del libro de Juan o después de Lucas 31:38. Lo que sí sabe es que se trata de un pasaje histórico de la vida de Jesús por muchas razones. No podemos estar seguros de que pertenece en este lugar del evangelio pero sí que pertenece a la historia de la vida de Jesús.

I. Jesús es cada vez más aislado. (v. 7:53 – 8:2)

A. Mientras los demás van a sus casa Jesús se retira al monte de los Olivos. (v. 53-8:1)  Esto habla de la soledad que Jesús enfrentó al final de su ministerio. Sus discípulos rehusaron entenderle y la gente le rechazaba cada vez más.  La vida de un discípulo puede producir mucha soledad.

B. Jesús ministraba a pesar de su soledad. (v. 2)  Mientras el pueblo no estaba dispuesto a recibirle a Jesús como su Mesías, el Señor sigue buscando relacionarse con la gente. Jesús comenzó su día de enseñanza muy temprano.

 II. Jesús es llamado a juzgar un asunto moral. (v. 3-6)

A. Los líderes religiosos presentan al acusado. (v. 3)  El problema que se ve es que “es casi seguro que lo habían maquinado todo para poder culpar a aquella mujer, sobre todo porque el hombre no aparece en ningún momento” (Morris, Leon. El Evangelio Según Juan Vol. II p.518 Apéndice).

B. Los líderes religiosos ponen a prueba las evidencias. (v. 4)  “En el acto mismo” significa que no hay lugar de dudas de que ella estaba adulterando con otro hombre. Ella fue vista cometiendo el pecado.

C. Los líderes religiosos buscan atrapar a Jesús en sus propias palabras. (v. 5-6)  Ellos agregan palabras a la ley porque Deut. 22:22 no dice que hay que apedrearla.

22 Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel.

Pero los líderes religiosos creen que Jesús va a tener que equivocarse en condenar a la mujer a la muerte e ir en contra de la ley de los romanos o rehusar aplicar la ley de Moisés en extenderle compasión a la mujer adultera.

 III. Jesús busca convencer y convertir a los pecadores. (v. 7-11)

A. Jesús acusa a los supuestos justos de cometer el mismo pecado. (v. 7-9)  Ellos acusaban a la mujer de adulterio abierto y Jesús los convence de su adulterio escondido. Están tan convencidos de que van a estar expuestos públicamente que deciden retirarse frente a este peligro en vez de seguir can la disputa.

B. Jesús perdona al inicuo. (v. 10-11)  Jesús cuestiona a la mujer si no hay un acusador. Ella responde que no hay mientras Jesús, el Dios del universo y autor de bien que odia más al pecado que cualquier otro ser la está mirando. Es más es el único justo que puede tirar una piedra. Pero Jesús afirma su misión en Juan 3:16-17.

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

perdon de Dios

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 6 de abril, 2014

La Vida Abundante (Juan 7:32-36)

vida abundante2

Juan 7:32-36
32 Los fariseos oyeron a la gente que murmuraba de él estas cosas; y los principales sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para que le prendiesen.

33 Entonces Jesús dijo: Todavía un poco de tiempo estaré con vosotros, e iré al que me envió.

34 Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir.

35 Entonces los judíos dijeron entre sí: ¿Adónde se irá éste, que no le hallemos? ¿Se irá a los dispersos entre los griegos, y enseñará a los griegos?

36 ¿Qué significa esto que dijo: Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir?

Hubo un alpinista veterano que hablaba con y aconsejaba a varios alpinistas novatos buscando prepararlos para su primera subida a una montaña imponente. El alpinista veterano había conquistado a varios de las cimas de las montañas más nombrados en el mundo, entonces estaba capacitado para ofrecerles consejos. “Acordarse de eso,” les dijo “su meta hoy es experimentar la euforia de la subida y el gozo de alcanzar la cima…, Si su propósito en escalar es sólo evitar la muerte, la experiencia será disminuida.” (David Egnar) El temor le quita el gozo de la escalada.

temor quita gozo

“Jesús no nos llamó a vivir la vida cristiana simplemente para escaparnos del infierno. No es de ser una vida de poco gozo y mínimos logros, sino una vida que es plena y sobreabundante. Nuestro propósito en seguir a Cristo no debe ser buscar evitar el castigo eternal. Si aquella es nuestra motivación principal, vamos a perder las maravillas y los gozos y las victorias de subir más alto con Jesús.”

Yo creo que cada persona presente hoy desea obtener la vida abundante. Para recibirlo, sin embargo, debemos acercarnos al Mesías de la Biblia, a Jesús como se ofrece en el evangelio. Para lograr esto, nótense primero…

I. Experimentamos la vida abundante cuando confiamos que Dios opera a tiempo. (v. 32)

Ninguno de nosotros podemos evitar problemas en la vida. La multitud murmuraba de Jesús porque nadie hablaba abiertamente de Él (v.12) y los fariseos buscaban asesinarle.

A. Los líderes religiosos están amenazados por la popularidad de Jesús.  Dice que inclusive los principales sacerdotes sienten una amenaza en cuanto a sus intereses eclesiales y religiosos. Pero Jesús sigue insistiendo porque su hora no había llegado (v. 30).

B. Los líderes religiosos buscan destruir a Jesús. Enviaron alguaciles para prenderle pero no lo hacen en el momento. Tenemos la sensación de que desde ahora en adelante estará vigilado Jesús en todo momento en búsqueda de una oportunidad de apoderarse de Jesús.

Un pastor mantenía un cartel en la puerta de su oficina que decía “Si enfrentás algún problema, entrá y contámelo. Si no enfrentás ningún problema, entrá y contame cómo los evitás.”

pastor oficina

La Biblia nos enseña aquí que desde los líderes más poderosos de la nación hasta los aguaciles  y los poderes malignos de nuestro enemigo Satanás no pueden tocar a Jesús aparte de la voluntad de su Padre celestial.

Tus días están en manos de Dios, y sus manos son a la vez poderosas para salvar y cuidadosas para evitar cometer un error.

Confiar en Jesús es imprescindible para vivir una vida abundante.

II. Experimentamos la vida abundante cuando nos preparamos para el futuro según Dios. (vs. 33-36)  

A. Busca a Jesús mientras lo puede encontrar. (Vs. 33-34)  Cuando llega el final de los días de la gracia Jesús se encontrará al lado de su Padre celestial. Cuando viene aquel día, los que desean escaparse de su destino final de juicio no hallarán ninguna vía de escape. Nadie puede acercarse al Padre sino por Jesús Jn. 14:6 pero el momento de recibirlo es ahora.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

ver. JUAN 14.6

“Vendrá un día cuando desearás mi favor y no lo encontrarás” suele sonar como la Sabiduría personificada en Proverbios 1:24-28 son casi las mismas palabras. Es hora de arrepentirse.

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,

26 También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;

27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis,
Y vuestra calamidad llegare como un torbellino;
Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.

28 Entonces me llamarán, y no responderé;
Me buscarán de mañana, y no me hallarán.

B. No permite que las palabras de Jesús le incomodan. (vs. 35-36)  El hecho de que estas palabras de Jesús les causan a los líderes religiosos tanta confusión se ve en su reacción. En primer lugar buscan explicarlas dándoles un significado que encastraba con su entendimiento. Presumían que Jesús hablaba acerca de una futura misión a la Dispersión entre los gentiles.

En segundo lugar les dejaba con la sensación de que hubo algo más detrás de las palabras de Jesús y les incomodó grandemente. Aún no le creían a Él, situación que tu no tenés que compartir.

Hay Que Actuar en el Momento Indicado (Juan 7:1-9)

clock
Juan 7:1-9

1  Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle.

2 Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos;

3 y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.

4 Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo.

5 Porque ni aun sus hermanos creían en él.

6 Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto.

No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

Subid vosotros a la fiesta; yo no subo todavía a esa fiesta, porque mi tiempo aún no se ha cumplido.

9 Y habiéndoles dicho esto, se quedó en Galilea.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 21 de julio, 2013

Me imagino que cada persona aquí presente ha sido tentada a pecar en algún momento esta semana pasada. Pero no hago referencia al pecado de codiciar a las posesiones de tu vecino, ni el pecado de mentir o robar sino el pecado de actuar sin la clara dirección de Dios en tu vida.

Sabemos que Jesús fue “tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” según Hebreos 4:15. El registro de su tentación se conoce en los evangelios sinópticos por la visita de Satanás y las varias tentaciones presentadas por el Gran Engañado. Lo interesante es, que el evangelio de Juan no registra de forma explícita aquella tentación. Sin embargo, algunos autores mantienen que esta sección del Evangelio de Juan nos ofrece paralelos a las tentaciones registradas en Mateo y Lucas. Por ejemplo, en el Juan 6:15 la multitud intenta hacerle rey a Jesús, lo que equivaldría al momento en que Satanás tienta a Jesús con el ofrecimiento de todos los reinos del mundo. En el 6:31 viene la súplica que les provea el pan del cielo, cosa que parece semejante a la sugerencia de Satanás de convertir a las piedras en pan. En esta sección tenemos el acercamiento de los hermanos sanguinos de Jesús que desean que se suba a Jerusalén en la fiesta de los tabernáculos para presentarse como el Mesías, cosa que nos hace acordar de la tentación de Satanas de que Jesús se tirara del pinacle del templo (Brown citado en Morris, Leon, El evangelio Según Juan Vol. I, p447 nota al pie). Otro autor comenta que “podemos pensar que las tentaciones narradas de forma tan gráfica en Mateo y Lucas se fueron repitiendo a lo largo del ministerio de Jesús (Morris, p.447).

La manera en que Jesús responde a esta tentación de actuar sin la dirección de Su Padre  es una clara indicación de que nosotros debemos hacer cuando se presenta en nuestras vidas una nueva  oportunidad de hacer algo. Debemos asegurarnos de que forma parte del plan de Dios revelado en nuestras vidas y no elegir de forma apresurada el camino que vamos a seguir. Lo que vamos a aprender en este pasaje es que debemos espera actuar en el momento adecuado.

I. Jesús siempre elige el camino más provechoso. Vs. 1-2  Sea el caminar por Samaria para encontrarse con una mujer en un poso o caminar en Galilea para ministrar a las multitudes, el lugar de su ministerio le era tan importante a Jesús como las tareas cumplidas.

A. Jesús reconoce que la principal necesidad de los que le rodea. V. 1  Lejos de vagar en Galilea, Jesús andaba a propósito en aquella zona, cosa que nos hace preguntar ¿qué hacía Jesús en el intervalo entre el capítulo 6 y el 7? La respuesta es que anduvo, enseñando a los discípulos que no le habían abandonado o desertado en el 6:66. Mientras Jesús estovo dos días con la multitud en el capítulo 6, pasó aproximadamente 7 meses enseñando a los discípulos fieles en el periodo entre la fiesta de 5:1 y la fiesta de los tabernáculos de 7:2.

Esta es la misma tarea dada a los seguidores de Jesús hoy II Tim 2:2-4.

B.  Jesús se mantiene lejos de la “ciudad santa”. V. 2  Los judíos buscaban en cualquier momento atraparle y matarle a Jesús porque había llegado a ser una amenaza al pueblo judío en las mentes de los líderes religiosos (Jn. 11:50). La misión de Jesús no fue correr hacia el peligro sino actuar en el momento adecuado. Los judíos se animaban más a festejar el “la fiesta judía de camping” que cualquier otra actividad religiosa en el año.

 II.  Jesús está desafiado por sus hermanos. Vs. 3-5  Los hermanos de Jesús son los hijos de María que ella tuvo después que nació Jesús. Esto argumenta en contra de la enseñanza católica romana de que María era perpetuamente una virgen.

A.  Los hermanos dicen que su presencia en la fiesta iba a animar a muchos. V. 3-4 Según los hermanos, los seguidores de Jesús iban a retomar el ánimo al verle en la fiesta.  También argumentan de que las obras que hacía Jesús en Galilea jamás iban a ser reconocidos si no se subía a Jerusalén para ser reconocido por los líderes religiosos del pueblo entero. En otras palabras quisieron que se manifestara al mundo si realmente era el Mesías. Pero no son los consejeros inmundos que nos van a ayudar sino los consejos sabios que nos ayudan Proverbios 24:6; 11:14.

B. Los hermanos no expresan fe en Jesús. V. 5  Lo que podemos entender es que los hermanos habían visto a las señales y se maravillaron de ellas. Pero todavía no había fe en ellos para aceptar a Jesús en la manera en que demandara nuestro Salvador.

La fe no es por fe sino “por el oír y el oír por la Palabra de Dios”(Rom. 10:17).

III. Jesús escoge los momentos en los que actuar con cuidado. Vs. 6-9  La respuesta de Jesús es un gran ejemplo para seguir. En vez de buscar la vanagloria, Él busca actuar dentro del plan de Su Padre Eterno.

A.  Los tiempos de cada uno están en manos de Dios. V. 6  Jesús responde que no era el momento adecuado para ir a Jerusalén. Salmo 31:15; 25:5 Es nuestra tarea esperar en el Señor y no apresurarnos para nuestra destrucción (Isaías 40:31). “Los tiempos de los hermanos consistía en subir a la fiesta para demostrar que eran judíos fieles. El consejo que le estaban dando a Jesús nacía de su propia situación, por lo que era completamente irrelevante para Jesús” (Morris, p. 450).

B.  El odio del mundo le espera cada uno que actúe piadosamente. V. 7  Jesús dice que está odiado por actuar según los tiempos de Dios y entre Su voluntad. Esto es de esperarse en la vida de cada creyente que quiera vivir piadosamente padecerá persecuciones (II Tim. 3:12). Esto es debido a que las obras de los que son del mundo son malas.

C.  Los tiempos planteados por los inconversos no siempre son provechosos. V. 8-9  Jesús dice que ellos pueden subir a la fiesta porque les convendría, pero Él no iba a ir todavía porque su propósito no era revelarse aún. Entonces, se quedó en Galilea y no subía con ellos.

Debemos tener mucho cuidado de que los planteamientos de los que nos rodean nos desvían del camino ya marcado para nuestras vidas por el Señor.

Declarando la Lealtad (Juan 6:67-71)

Juan 6:67-71
67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?

68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.

70 Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?

71 Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 14 de julio, 2013

entregarEstoy seguro que muchos de ustedes conocen a alguien nombrado por uno de los apóstoles. Un Pedro, Juan, Andrés, Felipe… o ¿Judas? No creo que haya muchas personas nombradas Judas por el simple hecho que su nombre se asocia con la traición y entrega de Jesús. Hace unos 2000 años atrás, una madre eligió nombra a su hijo Judas. Era un nombre bastante común en aquel entonces. Nuestra pregunta es ¿por qué Jesús escogió a Judas a ser uno de sus discípulos a lado de Pedro y Juan? ¿Se equivocó el Señor?

“Llegado este punto, este evangelio ya se ha hecho eco de los reclamos de Jesús, los cuales dejan bastante claro que no se trata de un profeta cualquiera. El evangelista ha ido perfilando tanto la identidad de Jesús como la de sus seguidores, y el dibujo es ahora bastante claro. Al principio la gente se agolpaba alrededor de Él (2:23). Pero Él eligió marcharse de Judea porque mucha gente se quería unir a Él y a su pequeño sequito (4:1-3). La gente había pensado que se iba a convertir en la cabeza de un movimiento popular. Pero poco a poco la multitud se fue dando cuenta de que Jesús representaba algo que no era tan atractivo, que no coincidía con sus expectativas. Las secciones que preceden a este capítulo muestran cómo muchos se apartaron de Jesús, primero las multitudes, y luego, algunos de sus discípulos. Ahora llega la gran prueba. ¿Qué iban a hacer los doce? Pedro se convierte en el portavoz del grupo, alzando una magnífica declaración de lealtad y aceptación.” (Morris, Leon, El Evangelio Según Juan Vol. I, p.438-39). Jesús añade que sabía que uno de sus propios discípulos le iba a entregar. Nuestra conclusión acerca de este pasaje es que hay dos tipos de seguidores de Jesús, los que están entregados al Señor y los que le entregan.

I. Palabras Penetrantes. V. 67

A. Jesús desafía a los doce.  Después de tantas deserciones, Jesús apunta su pregunta a los doce. Este es el grupo más íntimo elegido por Jesús mismo.

B. Jesús  espera la respuesta correcta.  Jesús forma su pregunta en esta manera para sacar la respuesta esperada. Otra manera de traducir estas palabras sería “Vosotros no os queréis marchar, ¿no es cierto?”, cuando la única respuesta que Jesús espera es un fuerte no. Esta pregunta se puede considerar una oportunidad de quitarles sus dudas.

II. Palabras de profesión. Vs. 68-69

A. Pedro menciona su creencia. V. 68  Como portavoz del grupo, Pedro le asegura a su Maestro que dentro del grupo no hay la más mínima idea irse. La pregunta de Pedro demuestra el nivel de entrega de parte de los doce. No les ocurra ninguna otra opción para sus vidas. No van a volver a sus vidas anteriores porque están comprometidos a ser seguidores de la persona que les parece ser el Cristo.

Pedro también muestra que ha entendido por lo menos un poco el mensaje de Jesús cuando dice “Tú tienes palabras de vida eterna.” En otras palabras, hemos entendido el mensaje de que significa tener parte contigo es obtener vida eterna.

B.  Pedro menciona su certidumbre. V. 69  Para Pedro, las evidencias de la realidad que Jesús es el Cristo son irresistibles. Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente no es una idea que le ocurra al hombre sin la intervención de Dios el Padre (Mateo 16:16-17).

III.  Palabras Soberanas. Vs. 70-71

A. Jesús demuestra su voluntad divina en escoger a los doce. V. 70a  Jesús no se equivocó a elegir a Judas porque era parte del plan divino.

B. Jesús responde a la exageración de Pedro con la realidad. V. 70b-71  Hubo un hombre en particular traidor entre los doce de Jesús. Jesús lo identifica como el espíritu de Satanás.

De Escudos de Oro a Escudos de Bronce

ESCUDOS2 Crónicas 9:31-10:16

31 Y durmió Salomón con sus padres, y lo sepultaron en la ciudad de David su padre; y reinó en su lugar Roboam su hijo.

10  Roboam fue a Siquem, porque en Siquem se había reunido todo Israel para hacerlo rey.

2 Y cuando lo oyó Jeroboam hijo de Nabat, el cual estaba en Egipto, adonde había huido a causa del rey Salomón, volvió de Egipto.

3 Y enviaron y le llamaron. Vino, pues, Jeroboam, y todo Israel, y hablaron a Roboam, diciendo:

4 Tu padre agravó nuestro yugo; ahora alivia algo de la dura servidumbre y del pesado yugo con que tu padre nos apremió, y te serviremos.

5 Y él les dijo: Volved a mí de aquí a tres días. Y el pueblo se fue.

6 Entonces el rey Roboam tomó consejo con los ancianos que habían estado delante de Salomón su padre cuando vivía, y les dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que responda a este pueblo?

7 Y ellos le contestaron diciendo: Si te condujeres humanamente con este pueblo, y les agradares, y les hablares buenas palabras, ellos te servirán siempre.

8 Mas él, dejando el consejo que le dieron los ancianos, tomó consejo con los jóvenes que se habían criado con él, y que estaban a su servicio.

9 Y les dijo: ¿Qué aconsejáis vosotros que respondamos a este pueblo, que me ha hablado, diciendo: Alivia algo del yugo que tu padre puso sobre nosotros?

10 Entonces los jóvenes que se habían criado con él, le contestaron: Así dirás al pueblo que te ha hablado diciendo: Tu padre agravó nuestro yugo, mas tú disminuye nuestra carga. Así les dirás: Mi dedo más pequeño es más grueso que los lomos de mi padre.

11 Así que, si mi padre os cargó de yugo pesado, yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, y yo con escorpiones.

12 Vino, pues, Jeroboam con todo el pueblo a Roboam al tercer día, según el rey les había mandado diciendo: Volved a mí de aquí a tres días.

13 Y el rey les respondió ásperamente; pues dejó el rey Roboam el consejo de los ancianos,

14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre hizo pesado vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo con escorpiones.

15 Y no escuchó el rey al pueblo; porque la causa era de Dios, para que Jehová cumpliera la palabra que había hablado por Ahías silonita a Jeroboam hijo de Nabat.

16 Y viendo todo Israel que el rey no les había oído, respondió el pueblo al rey, diciendo: ¿Qué parte tenemos nosotros con David? No tenemos herencia en el hijo de Isaí. !!Israel, cada uno a sus tiendas!!!David, mira ahora por tu casa! Así se fue todo Israel a sus tiendas.

Predica de Pastor Travis Smith, 30 de junio, 2013

escudo1

Los Tres Pecados del Rey Roboam

  1. El orgullo llevó al fracaso espiritual de Roboam (2 Crón. 10:1-15).
  2. La concupiscencia llevó al fracaso moral de Roboam (2 Cron. 11:21, 23).
  3. La hipocresía [insinceridad; satisfacción con apariciones] llevó al fracaso de liderazgo de Roboam [como rey y jefe militar] (2 Crónicas 12:2-8).

Roboam fue satisfecho con una falsificación [imitación barata] de la gloria y las bendiciones de Dios (2 Crón. 12:9-10).

Los escudos de bronce no eran más que el estaño y el cobre!

Tres principios para ser un cristiano auténtico:

  1. Buscar y escuchar el consejo de los piadosos, los hombres y mujeres de mentalidad espiritual.

    “… En la multitud de consejeros hay seguridad” (Proverbios 24:6)

  2. No tengas amigos o buscar el consejo de los hombres o mujeres enojadas o necios.

    Proverbios 22:24-25 – “No te entremetas con el iracundo, Ni te acompañes con el hombre de enojos, No sea que aprendas sus maneras, Y tomes lazo para tu alma.”

  3. Entregar a su corazón a Dios y buscar Su voluntad para su vida.

    Romanos 12:1-2 – “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”